Fractura de cadera una lesión común en adultos mayores

Ene 27

Los adultos mayores corren el riesgo de sufrir una fractura de cadera, ya que los huesos están más debilitados con la edad, lo que puede ocasionar una lesión grave, lo que puede ocasionar complicaciones que pueden poner en riesgo la vida.

Los expertos en ortopedia afirman que otros factores para que los adultos mayores sufran fractura de cadera (una lesión común en ellos), es porque toman muchos medicamentos, la mala visión, y los problemas de equilibrio, puede ocasionar  tropezar y caerse.

Una fractura de cadera casi siempre requiere una reparación o un reemplazo quirúrgico, seguido de fisioterapia. Tomar medidas para mantener la densidad ósea y evitar caídas puede ayudar a prevenir una fractura de cadera.

Factores de riesgo

La densidad ósea y la masa muscular tienden a disminuir con la edad. Las personas mayores también pueden tener problemas de visión y equilibrio, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir caídas.

Alrededor del 70 % de las fracturas de cadera ocurren en mujeres, ya que pierden la densidad ósea con mayor rapidez que los hombres. Esto es debido a la disminución de los niveles de estrógenos que se produce en la menopausia acelera la pérdida ósea. No obstante los hombres también pueden desarrollar niveles peligrosamente bajos de densidad ósea.

De la misma manera, los trastornos endocrinos, como la tiroides hiperactiva, pueden provocar fragilidad en los huesos. Los trastornos intestinales, que pueden reducir la absorción de la vitamina D y el calcio, también pueden provocar debilidad en los huesos y fractura de cadera.

Los trastornos médicos que afectan el cerebro y el sistema nervioso, como el deterioro cognitivo, la demencia, la enfermedad de Parkinson, los accidentes cerebrovasculares y la neuropatía periférica, también aumentan el riesgo de sufrir caídas.

Asimismo, los médicos indican que  algunos medicamentos con cortisona, como la prednisona, pueden debilitar los huesos si los tomas durante un tiempo prolongado. Determinados medicamentos o combinaciones de medicamentos pueden hacerte sentir mareado y más propenso a las caídas. Los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, como los medicamentos para dormir, los antipsicóticos o los sedantes, incluidas las benzodiazepinas, son los más asociados con las caídas.

La falta de calcio y de vitamina D en la alimentación cuando eres joven disminuye el pico de masa ósea y aumenta el riesgo de sufrir fracturas en las etapas posteriores de la vida. Los trastornos alimenticios graves, como la anorexia nerviosa y la bulimia, pueden dañar la estructura ósea, ya que privan al organismo de los nutrientes esenciales que son necesarios para el fortalecimiento de los huesos.

Los ejercicios que implican soportar peso, como caminar, ayudan a fortalecer los huesos y los músculos, lo que reduce la posibilidad de sufrir caídas y fracturas. Si no practicas ejercicios que impliquen soportar peso con frecuencia, puedes tener una menor densidad ósea y huesos más débiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 9 =